Editorial

¿Amor?
Fue “sin querer”, o como decía Gómez Bolaños, “sin querer queriendo”; o también aunque menos prosaico, “sin proponérnoslo”. Sucedió que llegaban los textos de los sobrinos desde las diferentes geografías de cada uno. Sucedió que al leerlos resonaba en varios de ellos una preocupación por el amor. Preocupación extraña en una revista dedicada al abordaje – cuando no al simple y llano desvarío – de los problemas culturales y también pedagógicos. Y sin embargo ahí están Carlos Skliar planteando que “Antes del amor, la tolerancia” y Patricia Redondo sosteniendo que “El amor por el saber…es el deseo por un saber que les permita añadir algo propio al mundo…” y Maximiliano Fava y Megan Watkins – dos de los sobrinos invitados – señalando alternativamente que “… la pedagogía puede invitar a los sujetos a que se asuman en su ‘querer’” y que “Los afectos, como tales, constituyen la instancia material del reconocimiento, las sensaciones que uno sentiría al ser reconocido, que se acumulan en el tiempo y promueven la autoestima”.


FOREIGNERS
El amor agonístico entre Poros Y Penia.

Sección Foreigners / por Alicia de Alba
El amor agonístico entre Poros Y Penia. Constitución ontológica de lo educativo a partir de Laclau
Por Alicia de Alba
Poros la abundancia excelsitud, la belleza, la completud, la inteligencia, el éxito, la perfección Penia, la pobreza, la carencia, la necesidad, la falta… la falta lacaniana… el deseo… el motor Poros dormitando en la celebración del nacimiento de Afrodita… Penia merodeando, buscando las migajas… se encuentran, se abrazan, se besan, y engendran a Eros… al amor… imperfecto… siempre difícil, soberbio… cobarde y valiente… Amor agonístico, paradójico y aporético… Fautor de seres humanos, poiesis, formación, bildung, educación, cuidado de sí mismo.

UN DICCIONARIO ANTI-COYUNTURAL
“T” de tolerar, pero no todo el tiempo

Sección Un diccionario anti-coyuntural / por Carlos Skliar
“T” de tolerar, pero no todo el tiempo
Palabra habitualmente conjugada en primera persona del singular y del plural (“yo te tolero”, “nosotros te toleramos”). Se parece a ‘soportar’ en el sentido de ‘dar soporte’, pero se confunde con ‘aguantar’, dicho con tono de fastidio. Virtud religiosa en sus orígenes, ahora transformada en gesto políticamente correcto. En medio: nombre dado a tiempos breves de tregua con el objeto de curar a los heridos y rearmarse. Ambigüedad hacia el otro: sostén breve y conmiserativo antes de la condena. Deriva por lo general hacia un pensamiento y un sentimiento de indiferencia abismal. El sujeto tolerado es mirado, siempre, de reojo y con desconfianza.


DIVINOS TESOROS
Unas voces del resto

Sección Divinos Tesoros / por Mariela Alonso
Unas voces del resto
Existen cuestiones que resultan bastante saludables cuando no le interesamos al otro. Hay un extraordinario beneficio en esa carencia porque la revelación se vuelve complicada; entonces, en una lógica de la salvación, en esa incapacidad de ser leídos, nos podemos resguardar. En esa vuelta de percepción, que desconoce y anula al otro, se nos permitió operar durante aquel tiempo mediante algunas válvulas de escape. La falta de inteligencias y el irrefrenable deseo de empoderarse, determinó en nuestra escuela que los manipuladores fueran manipulados por sus taras y de milagro, recibimos premio por castigo.
Una mañana mandaron a llamar a la docente de Sexto B. -¿Cuál era el “B”? -El de arriba, el último. -¿El chiquito? -Sí, el que no tiene puerta.


TERRITORIOS DE LA INFANCIA
Un niño y un globo. Notas a pie de página.

Sección Territorios de la infancia / por Patricia Redondo
Un niño y un globo. Notas a pie de página
Las hojas en blanco inquietan al que intenta rasgar con su escritura la materialidad de la palabra… En mi mesa de trabajo, se suman las anotaciones que con frecuencia se redactarían como notas al pie de página. Hoy, les propongo una lectura posible sobre algunos tópicos referidos a la infancia en clave de notas de trabajo, en borrador.
Las notas a pie de página, son- nos dicen los manuales de estilo- aclaraciones, anotaciones escritas por el autor, compilador, editor, traductor escritas en el margen inferior, es decir una aclaración para ampliar o completar una idea del texto. Las notas de píe de página se indican en el texto con asterisco (*). En caso de presentarse más de una nota en la misma página cada una se distingue con uno o dos o más asteriscos. Su señalización no es consecutiva a través del documento sino por página.


MISCELÁNEAS
Reconocimiento y pedagogía

Sección Misceláneas / por Megan Watkins
Reconocimiento y pedagogía
Las críticas progresistas al aprendizaje dirigido por el maestro, tales como las realizadas por los teóricos de la pedagogía crítica, en particular Giroux (1983, 1988) y McLaren (1989), tiende a orientarse a los temas del poder y hacia lo que interpretan como un abuso de la autoridad del maestro. Su visión de la pedagogía transformativa depende de problematizar la autoridad del maestro y el re-direccionamiento del poder en las manos de los estudiantes, responsabilizándolos de su propio aprendizaje. Las percepciones actuales del reconocimiento en la teoría crítica y cultural entienden el poder de un modo similar. Como Yar explica: “El reconocimiento se toma como una referencia de la economía del poder que produce sujetos objetivados y sujetados y condición sine qua non de una ontología que reduce la alteridad, la otredad y la deferencia para con la identidad total de lo mismo”. (Yar 2001, 57). Mientras los comentarios de Yar constituyen una crítica al uso del reconocimiento en examen como políticas de fidelidad, estos son de particular relevancia en lo que hace a la percepción negativa del aprendizaje dirigido por el maestro. La atención en la entrega del currículo del maestro se entiende a expensas del aprendizaje del alumno, con el maestro imponiendo su propio conocimiento sobre los estudiantes, limitando la interacción en el aula y actuando de un modo potencialmente abusivo al ejercer su influencia en el intento de obtener el reconocimiento de sus estudiantes.


MISCELÁNEAS
Presencia, mutismo y quietud

Sección Misceláneas / por Lautaro Steimbreger
Presencia, mutismo y quietud
En la actualidad, a menudo ocurre que, recorriendo un pasillo, uno se encuentra con una puerta, y al asomar la cabeza por el cristal que une los dos espacios, se puede ver una sala con decenas de personas sentadas atendiendo a los que hace y dice otra persona frente a ellas. Curiosamente, esto sucede también en el interior del aula escolar, donde las personas sentadas son nombradas como alumnos o estudiantes, y la persona de pie se la reconoce como docente o profesor. Más curioso aún, puede resultar, si se dice que en muchas ocasiones esos alumnos asisten, se sientan y se callan voluntariamente, sin el ejercicio de fuerza coercitiva alguna. Incluso, al parecer, también existen docentes que eligen estar ahí, encerrados 1 hora y 20 minutos (o mucho más) con jóvenes que ni si quiera conocen.


PERSONAL TEACHER
Autoridad, clase y escrito

Sección Personal Teacher / por Maximiliano Fava
Autoridad, clase y escrito
A continuación, nos interesaría presentar una serie de reflexiones acerca de la autoridad, y también por qué no, acerca de otras cuestiones hacia las cuales las derivas del pensamiento y de la reflexión casi nos obligan a ir. Antes de entrar en tema, sólo cabe decir que estas reflexiones surgen- como cotidianamente solemos decir- “al calor” del pensar que surge con otros, que se comparte con otros, que crece, se pierde y vuelve a encontrarse, con otros. En este caso esos otros son los compañeros de cátedra y las estudiantes, los estudiantes que cursan Pedagogía II de la Carrera de Ciencias de la Educación de la UNLP. Desde estas experiencias que tienen que ver con un pasar, con eso que nos pasa, diría Larrosa, nos ponemos en relación para dejar en estas palabras expresados algunos indicios del recorrido que venimos realizando.


ENTREVISTA
Poéticas de lo documental y de lo fantástico

Sección Entrevistas / por Paula Marini y Maria Paula Pierella
Poéticas de lo documental y de lo fantástico
Andrés Nicolás es un joven cineasta de la ciudad de Rosario. La relación entre la infancia en situación de vulnerabilidad y los medios audiovisuales ocupan un lugar central entre sus inquietudes e intervenciones, desde una perspectiva en la que pensamiento y acción van de la mano. En esta entrevista, realizada por Paula Marini y María Paula Pierella, nos acercamos a algunas de las cuestiones que está pensando y llevando a cabo en el presente.


ZONA DE OBRAS: VISTAS
La fortaleza del maestro Shkolnik

Sección Zona de Obras | VISTAS / por Jorge Rodriguez
La fortaleza del maestro Shkolnik. Notas sobre la película “Pie de página” (2011), de J. Cedar.
Una tragedia con notas cómicas, según la definición de su director. Una relación conflictiva entre padre e hijo, ambos especialistas en el estudio del Talmud, la obra que recoge y preserva la tradición oral del judaísmo. Un padre ignorado por la Academia (Eliezer Shkolnik), un hijo que no para de cosechar reconocimientos (Uriel Shkolnik). Un mismo terreno de combate, con armas dispares. Hasta que un día, por una equivocación, a Eliezer le informan que va a recibir el Premio Israel, el máximo galardón que se entrega en ese país, y cuyo verdadero destinatario era Uriel. Éste se verá enfrentado a un dilema ético propio de un cuento jasídico aggiornado, cuando tiene que decidir qué pasos dar frente a tal acto fallido.


PERSONAL TEACHER
Enseñarás bien

Sección Personal Teacher / por Marisol Iturralde
Enseñarás bien
“Esa profesora hace todo lo que un profesor no tiene que hacer”, dijo un estudiante avanzado de un profesorado, molesto porque una profesora de ese profesorado o “formadora de formadores” – como se nos suele nombrar -, no habría actuado dentro de lo esperable.
La afirmación de este estudiante encierra, al menos, dos problemas más o menos evidentes: sobre la formación y sobre los formadores, respecto de un trabajo donde lo producido (un saber acerca de la enseñanza de una disciplina) y quienes lo producen (formadores supuestamente expertos en el oficio de enseñar y aspirantes a serlo) se incluyen, como si fueran matrioskas , en una relación de imbricación entre forma y contenido.


MISCELÁNEAS
Pedagoamor

Sección Misceláneas / por Adriana Hereñú
Pedagoamor
Una generación reproduce las creencias, los modos de vida, la lengua, integrando lentamente las nuevas adquisiciones de la técnica, la ciencia, el arte. En esta visión carente de conflicto, pareciera que la transmisión cultural opera “naturalmente”; sin embargo hay rupturas, tensiones, desavenencias que dan cuenta de cierta rebeldía, de cierta traición de aquellos que reciben el legado respecto de quienes lo transmiten. ¿Cómo se tramitan estas tensiones? ¿Qué medios son los más aptos en cada momento histórico para ejercer el poder de la transmisión cultural? Al igual que el currículum en la escuela, la transmisión cultural está atravesada por dimensiones, filosóficas, políticas, ideológicas donde se entraman las decisiones que, en el continuo juego de saber-poder, determinan qué es valioso transmitir y cuáles son los medios adecuados para lograr los efectos deseados, construir subjetividades funcionales al poder de turno.


ESCUELA FICCION
Calidad y calidez

Sección Escuela Ficción / por Diego Gurvich
Calidad y calidez
…Y a todo esto ¿Calidad no tiene que ver con calidez?
“Yo avanzo con los que me siguen” se despacha – sin ruborizarse – alguien, en una de esas reuniones en que los adultos inventariamos las mil y un carencias infantiles y explicamos sesudamente que los niños y jóvenes de hoy no respetan a nadie, que no cuidan nada, que no tienen hábitos de estudio ni interés por nada, que no son solidarios, responsables y estudiosos. Las voces se repiten y sobreabundan sobre estos otros, los niños y jóvenes que se convierten discursivamente en nada de tanto que no son lo que se espera que sean.
Ciento veinte minutos de vaguedades grupales rematados con nosecuantos minutos de “¡Qué barbaridad!” – y casi escribo barbarie; barbarie civilizatoria que reduce a la obsolescencia, casi al ridículo la disyuntiva sarmientina –.

MAL EDUCADA
Dos asientos

Sección Mal Educada / por Rocio La Pocha
Dos asientos
Dos asientos, el 31 y el 32. El 31 era el nuestro (uno para las dos). Después de atravesar todo el pasillo del colectivo, con la hija a upa, un bolso mediano colgando del brazo, una cartera mía, una cartera de la hija, la bolsita con los sanguches y el agua y unas frutas y dos alfajores (no vaya a ser cosa que perdiéramos peso en 250 kilómetros de viaje), la campera de abrigo de plumas que me robé del lubricentro, la campera de abrigo de la chiquita (ninguna de las dos puestas) y por si no me alcanzaba, un libro que sostenía con el chivo.. a la mitad del pasillo o un poco antes, después de haberle dado un bolsazo a la mitá de los pasajeros que estaban sentados, diviso a lo lejos (solo diviso, porque no veo ni un buque de guerra a medio metro) un cuerpo grande, grrrrrrrrande, muy graaannndde que se encuentra ocupando asiento y medio (y dos tercios para ser más exacta), justo a la altura de dónde estaría nuestro asiento, trato brutamente (y en silencio) de cruzar los dedos y pedirle al señorconmayúscula (que por supuesto que no me escucha nunca) que el gordi, que debe haber estado pisando la tercera tonelada, no esté sentado ni en el 31, ni el 32. Pero el destino ya está escrito, no había rezo que me pueda salvar de eso. Éramos tres en dos asientos, o seis, no sé bien.


PERSONAL TEACHER
Poéticas de la errancia

Sección Personal Teacher / por María Ernestina Liebau
Poéticas de la errancia
“A todos, en algún momento, se nos ha revelado nuestra existencia como algo particular, intransferible y precioso. Casi siempre esta revelación se sitúa en la adolescencia. El descubrimiento de nosotros mismos se manifiesta como un sabernos solos; entre el mundo y nosotros se abre una impalpable, transparente muralla: la de nuestra conciencia. Es cierto que apenas nacemos nos sentimos solos; pero niños y adultos pueden trascender su soledad y olvidarse de sí mismos a través del juego o el trabajo. En cambio, el adolescente, vacilante entre la infancia y la juventud, queda suspenso un instante ante la infinita riqueza del mundo. El adolescente se asombra de ser. Y al pasmo sucede la reflexión: inclinado sobre el río de su conciencia se pregunta si ese rostro que aflora lentamente del fondo, deformado por el agua, es el suyo. La singularidad de ser –pura sensación en el niño– se transforma en problema y pregunta, en conciencia interrogante” (Paz, Octavio 1998)


MISCELÁNEAS
Sobre pollos y mujeres con discapacidad: leyendo las prácticas de exclusión en la escuela

Sección Misceláneas / por Pilar Cobeñas
Sobre pollos y mujeres con discapacidad: leyendo las prácticas de exclusión en la escuela
Hace unos años, más precisamente durante el 2008, la directora de cine Astra Taylor estrenó el documental “Vida examinada” (Examined Life) en la que un grupo de pensadores (Peter Singer, Judith Butler, Martha Nussbaum, Avital Ronell, Sunaura Taylor y Slavoj Zizek, entre otrxs) discurren acerca de la vida contemporánea mientras transitan por las calles de diferentes ciudades. Sunaura Taylor, una artista plástica con discapacidad, camina junto a Judith Butler, filósofa que ha realizado un gran aporte a la teoría de género, repasando su infancia, su forma de caminar, entre otros temas. En el transcurso de ese diálogo callejero, Sunaura recuerda que en la escuela le decían que parecía un mono: esto le hace pensar sobre qué es lo que separa a los humanos de los animales, tal vez una forma de caminar, o aquellas partes del cuerpo que utilizamos y las formas en que lo hacemos, cómo las/nos movemos, o si precisamos de apoyos para hacerlo. ¿Puede diferenciarnos, puede alejarnos del mundo de lo humano y acercarnos a lo animal en la perspectiva de otros y otras? ¿Qué consecuencias tiene esto para aquellos y aquellas que quedan detrás del límite de lo humano, es decir, dentro de la línea de lo no-humano, animal, y cuáles para aquellos y aquellas que quedan dentro del límite de lo humano?


INVESTIGADORES E INVESTIGACIONES
Hacer una tesis… “Lo escolar fuera de la escuela” (1)

Sección INVESTIGADORES E INVESTIGACIONES / por Evangelina Canciano
Hacer una tesis… “Lo escolar fuera de la escuela” (1)
En más de una ocasión salí a buscar la respuesta a ¿Cómo hacer una tesis? Y a pesar de lo esperado y especulado, de las guías metodológicas consultadas (que por cierto no cesan de proliferar), fue en ese voltearse sobre el trabajo que, una vez más, se hizo notable aquella advertencia de que nunca la cosa podrá ajustarse a estas indicaciones. Y, sin embargo, esto no significa que la tarea haya sido posible sin atender de cerca – en los detalles, lo dicho y los espacios en blanco- los diversos modos en que otros ejercen el oficio del investigar. Fue así, entre las sucesivas aproximaciones y el trabajo realizado, que la pregunta se fue transformando: ¿Cómo se hizo esta tesis? Es que, y a riesgo de generalizar, cada plan va encontrado en su mismo despliegue su manera y, siempre después, puede hablarse de su arte: las dificultades y necedades, los obstáculos y los atajos, lo que hubo de abandonarse, las disposiciones y decisiones que puestas en marcha fueron configurando lo que llegó a hacerse. Veamos, entonces, algunos de los tramos recorridos en el intento por estudiar acerca de lo escolar fuera de la escuela.